Кодировка Pensamientos y reflexiones – Aquí lo tenemos todo!
Seguir

Recibe una nueva publicación semanal en tu buzón de Correo electrónico.

Policía y virtudes

policiaLa Policia y las virtudes

   La policia – junto al sistema judicial – ha llegado hace tiempo a ser aquello que supuestamente nos disuade de cometer delitos. ¿Cómo, como – se preguntaran? Pero si lo que nos disuade de cometer cualquier crimen, – dirán, – es el sentido de lo moral y ético. Pero el mundo actual, al igual que la historia del mundo anterior, parece que nos cuenta otra cosa: robamos, engañamos, abusamos, nos aprovechamos. Es decir, nuestro sentido de lo moral, por lo general, deja de desear… Vaya, hemos empezado con la policía y ahora estamos ya con lo de la moral. Pero la relación entre esta institución estatal y el sentido moral lo observo ya Nietzsche en su obra maestra “Así hablo Zarathustra”: “La virtud es necesaria, pero en el fondo solo creen que la policía es necesaria”. Reformulando la idea: ¿para qué necesitamos las virtudes si tenemos a la policía y el sistema judicial? El dilema está servido.

        ¿Somos la sociedad del miedo?

gran hermano
El Gran Hermano te esta observando

   ¡Pero entonces resulta que somos la sociedad que funciona por el medio del miedo y el acobardar! Entonces somos la sociedad del miedo. Bueno, esta duda existencial necesita algo de profundizar en el asunto, lo cual lo haremos en otra ocasión. Aclarémonos primero con lo de la policía.

    El órgano protector

   El órgano con pretensión de organismo que protege a la sociedad debería ofrecer una imagen ejemplar. ¡Diantre! Ya tenemos el primer problema: en la gran parte del mundo son corrutos y son abusones. Digo por lo general. Y donde no lo son, es porque les detiene ante tales actos el miedo de perder un trabajo estable y bien pagado. Realmente considero, y esta es mi opinión particular basada también en la experiencia, que ser honrado y de espíritu limpio es más excepción que regla. Pero entonces llegamos a otra paradoja: si los policías se abstienen de una conducta inmoral solo porque temen perder sus trabajos, entonces la intención interior suya es, cuando menos, ilícita. Esto no es posible, – dirán muchos, – pues esta gente da muestras de mucho valor. Y es verdad, lo hacen. Solo que son – de nuevo – los policías excepcionales (también conozco algunos) los que dan muestra de tal valor.

 ¿Valor o cobardía?

   Aquellos que lo pasaron mal en alguna comisaría de cualquier parte del mundo, saben con certeza que unos seres valientes no pueden golpear y violentar moralmente a otro ser humano que se encuentra en minoría, aun cuando algunos se lo merecen. Pero los policías golpean, y abusan, y violentan. Luego, ¿Cómo se puede considerar valiente a un ser que se esconde detrás de su uniforme para que no se le agreda? ¡Y el mismo sí que agrede! Solo hay una respuesta en estos casos: la cobardía.policia

El sueño tranquilo de un miliciano ucraniano

Un chaval de mi pais que habia estado en la carcel y que en su tiempo fue torturado por los milicianos ucranianos (práctica habitual en mi país), me decía que “cuando un madero busca la confesión de una persona, eso no significa que busca la verdad, sino que busca su sueño tranquilo, es decir, amaña pruebas para ´hacer su trabajo´ y luego dormir tranquilo”. Lo más irónico es que muchos de estos milicianos o policías se consideran buenos cristianos, y no importa que la Biblia explica que son justo lo contrario.

La mente más perversa

www.hdnicewallpapers.com
www.hdnicewallpapers.com

Hace unos cuantos años leí un buen artículo, – en este sentido, – del filósofo español Fernando Savater (en la revista Mercurio), aunque no me acuerdo si hacía referencia directa a los policías o no. Pero lo citare y dejare la conclusión a su libre consideración: “… aprendí que los monstruos más aterradores suelen ser criaturas fabricadas por quienes obtienen beneficios y primacía social al perseguirlos”. Savater producía en este artículo un comentario bastante revelador sobre el libro de ciencia ficción de Jean Hougron “El signo del perro”, en donde una civilización era constantemente atacada por los Rhungs, y estos solo pudieron ser detenidos por Hombres-Fuerza. Al final resulto que los Rhungs son monstruos de pega, fabricados y manipulados por los magos Hombres-Fuerza para consolidar su poder y su dominio.

escandalo
criminalEl escándalo y la policía

Desde hace mucho tiempo he observado que cuanto más escandalo produce un delito, más conveniente es para los policías, fiscales y jueces; y más poder e influencia ganan estos. He aquí que aparecen luego como rescatadores y héroes, sin darse cuenta que obran en contra de su consciencia. He visto casos cuando se produce este amaño inconscientemente, desde la psique, pues este tipo de personas son absolutamente convencidas de la mala y vil intención de un delincuente, y les resbala que la mitad de los clásicos de la literatura mundial (ejemplo Dostoievski, Tolstoi, Hugo, Balzac) hablaban de circunstancias y consecuencias nefastas.

   En cuanto a mí me concierne, un individuo así si no demuestra sinceramente, – y sin amaño alguno, – la vil intención y negra alevosía de un potencial delincuente, es él el delincuente y el ser inicuo. Por lo tanto este individuo hará cualquier cosa en este sentido: amañara y falsificara pruebas, mentira con tal de salirse con la suya, con tal de sentirse bien consigo mismo. Dostoievski en su Hermanos Karamazov decía que la parte acusadora podría confundir al mismo Dios con sus preguntas inquisitorias.

  No crean que estoy descargando al delincuente de su parte de culpa, pues el sentido de lo moral pervive en nosotros y el contraventor en el 95% de los casos sabe lo que hace. Lo que aquí se intenta hace es definir la intención interior y las fuerzas motrices del espíritu de un policía.                           

alarma falsa

   El policía necesita al delincuente 

   Para la policía los delincuentes son por lo tanto una necesidad, pues sin delincuentes no habría policía. Es por este preciso motivo porque se hinchan las estadísticas y las alarmas sociales: pues como hemos visto dan poder al “protector de la paz pública”.

   La muerte del policía y las mentes de corto alcance

  A veces hemos leído escribirse sobre la muerte heroica de tal o cual policía, y como un tal y tal malandro pudo estar en la calle siendo tal peligroso. Sin duda alguna: nadie merece ser matado: ni policía, ni caco, ni quien sea. Pero cuando un desesperado así mata a un policía, o a alguien que se opuso a un atraco, quizás se debería recapacitar sobre el hecho real: ¿Por qué este chaval dio muerte al policía o a quien sea? Puede que este delincuente fue maltratado por la vida (o por sus padres, como tanto cuentan las estadísticas), o sufrió mucho estando en la cárcel, o estaba odiando a la gente del orden porque vivía en un barrio marginal. Tampoco hemos de olvidarnos del odio que se adquiere hacia la policía y sus métodos. Pero las mentes de corto alcance jamás piensan más allá de las apariencias (solo importa la emoción inmediata); y pasados los milenios, los clavos siguen enfadados con el martillo.

  ¿Qué es la esclavitud legalizada y porque lo mantenemos en secreto?  Pinchar aquí (o en las palabras “esclavitud legalizada”).

Facebook Comments