Кодировка Pensamientos y reflexiones – Aquí lo tenemos todo!
Seguir

Recibe una nueva publicación semanal en tu buzón de Correo electrónico.

La prohibicion que nos excita

prohibicion
La prohibicion de alguna conducta que otra siempre ha sembrado polémicas en este sentido. ¿Pero tiene la prohibicion un efecto positivo para la sociedad? ¿O al contrario? Es lo que intentaremos analizar en un rezumen que os ocupara no más de 3-4 minutos. Con este propósito citaremos un pequeño párrafo de Edgar Alan Poe (cuento “El gato negro”, traducción de Julio Cortázar) que nos servirá abrir la controversia al notorio cliché “prohibir casi siempre es bueno”: “¿Quién no se ha sorprendido a si mismo cien veces en momentos en que cometía una acción tonta o malvada por la simple razón de que no debía cometerla? ¿No hay en nosotros una tendencia permanente que enfrenta descaradamente al buen sentido, una tendencia a transgredir lo que constituye la Ley por el solo hecho de serlo?”fruto prohibido

Envenenamiento con reglas

  Si, supongo que se referiría al fruto prohibido. Pero no todo es así de simple como quiere aparentar. Aunque tampoco es complicado: es solo que la disciplina por la fuerza o régimen déspota lleva al odio por la misma, cuando esta debería ser entendida como una ventaja. Si se te envenena con reglas impuestas abusivamente y sin razón no solo se te envenena el alma, sino que también se te ofrece el contraveneno que te ayudara luchar contra la misma. ¡Me imagino la alegría que tendrá el ateísta al leer estas palabras! Pues supongo que les decepcionare un poco, porque las reglas que impuso Dios no fueron abusivas según la Biblia. De hecho al principio solo había una regla como símbolo de obediencia: no comer de este árbol. Y como no se quiso respetar, ¡pues allá vosotros! Id por cuenta propia, ya se verá adonde llegareis. Luego habido reglas más duras que Dios impuso, pues una Inteligencia superior podría teoréticamente prever el resultado final de muchos falsos ídolos y libertinajes (como sacrificar niños por esos ídolos por ejemplo), pero no nos detendremos en analizarlas porque desviaremos del asunto.

prohibicion

Si este artículo es interesante pues esto (pulse aquí) te resultara absolutamente increíble.

Iglesia y prohibición

   Irónicamente, un ejemplo de mala prohibición sería el de la Iglesia misma, pues la Iglesia prohibía tentando aún más en vez de explicar los daños que produce tal o tal conducta licenciosa por ejemplo, o que el renunciamiento a un vicio, deseo o pasión es no solo signo de confianza en unas reglas que se supone que nos han sido dejadas por una Inteligencia muy superior a la nuestra, sino también signo de una liberación interna de la cual hablaba no solo la Biblia sino que esta se presenció también en las enseñanzas de Siddhartha Gautama (Buda), Lao Tse, Confucio, los cínicos, los estoicos, y muchísimos otros sabios y filósofos. Probablemente que fue por esas prohibiciones porque Nietzsche condenaba la Iglesia de ir contra la vida. Un ejemplo de lo que aquí se afirma seria la ley Julia y dejaremos a Montesquieu, el autor del “El espíritu de las leyes” (trabajo que influyo muchísimo el espíritu de las leyes occidentales, aparte de hacerlo el derecho romano): “La ley Julia estableció una pena contra el adulterio. Pero esta ley y todas las que se hicieron más tarde sobre este asunto, lejos de ser prueba de la excelencia de las costumbres, fueron, al contrario, la señal de su depravación.” Y como resultado tuvieron el efecto contrario según Montesquieu y otros historiadores, como por ejemplo Rousseau (Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad…): “…donde el deber de una fidelidad eterna no sirve más que para cometer adulterios y donde las mismas leyes de la continencia y del honor extienden necesariamente el libertinaje y multiplican los abortos”. De hecho conductas idénticas se podrían observar en Estados Unidos por la misma época, según Alexis de Tocqueville y su obra “La democracia en América”. Aun en día de hoy, – según un estudio de Harvard de hace unos años, –  los estados que más porno consumen son los más conservadores. Por no decir que estas leyes iban en contra del espíritu de libertad de la Biblia expuesto en 1 Corintios 6:12: “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, más yo no me dejaré dominar de ninguna”.decadente

Prohibicion y el fin de la civilización

    Bueno, creo que fue el afamado escritor francés Marcel Proust el que resumió un sentir general en este sentido mejor que nadie declarando “que solo queremos tener aquello que no podemos tener”. Varios decenios más tarde el filósofo español Fernando Savater (Ética para Amador) atribuyo este tipo de sentir al triste placer de sentirse culpable, – una explicación algo limitada a mi modesto ver, – pero no por ello errónea. Huxley (su increíble obra “Un mundo feliz”) se dio cuenta también que el pudor (diría el falso pudor) engendra pasión y neurastenia, lo cual desemboca en desequilibrio, lo cual a su vez significa el fin de la civilización.

 

mafia

Prohibicion, contrabando y mafia

   Luego está la prohibicion y el crimen moral del Estado al promover “intereses” de Estado, lo cual siempre la deja leer como una necesidad histórica. Es en situaciones como esta cuando nace, por ejemplo, el contrabando o el tráfico. Y es entonces cuando el árabe fraterniza con el hebreo para “salvar vidas” con alimentos, tabaco o lo que sea, el estadounidense con el chino para vender más barato y el ruso con el ucraniano para ambas situaciones. Es entonces cuando el sueño “fraternal” de cualquier doctrina política se cumple a rajatablas.

¿Quieres saber más sobre el crimen del Estado? Entonces pulse aquí.

   Más si hablamos de medidas duras – y sin ánimo de proferir palabra fuerte alguna – me atrevería decir que se está instaurando el crimen organizado más que nunca ante la posibilidad de ser destruidos. Un ejemplo de ello sería el crimen organizado del espacio post-soviético, que al ser amenazado en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial con la destrucción por los líderes del Kremlin, empezaron a organizarse entre los campos de trabajo forzado a nivel de país: de donde nació posteriormente la afamada mafia rusa. Ante la destrucción reacciono con su sistema de tres la Triada China. Algo parecido se puede decir de las mafias italianas.

   No creo que haga falta especificar que la prohibición también promueve la corrupción como casi ningún otro factor, pero el artículo corto que prometimos no nos permite desarrollar este asunto. Además, difícilmente alguien duda de ello.

                                                                                                                               Viorel Tsiple

Facebook Comments