Кодировка Que es la verdad?
Seguir

Recibe una nueva publicación semanal en tu buzón de Correo electrónico.

Que es la verdad?

una fea verdad¿Pero que es la verdad?

Existen miles de citas muy acertadas sobre que es la verdad, pero nosotros tenemos la “obligación moral” de ofrecer unos puntos de vista algo más diferentes, sin quererlos extravagantes. Lo digo no sin cierta ironía. Por lo tanto empezaremos con algo que no va a gustar:frase-si-la-libertad-significa-algo-sera-sobre-todo-el-derecho-a-decirle-a-la-gente-aquello-que-no-george-orwell-176641

una cita de George Orwell

 

Es lo que esperemos que caracteriza esta web: una verdad que casi siempre es incomoda. Pero saber que es la verdad no solo es incomoda en esta web, es que la verdad nunca ha gustado. A Sócrates los sofistas le obligaron (los savantes de entonces) beber la cicuta por decir algo de la verdad, hecho a que procedió; dejándonos antes uno de los mejores discursos que impresionaron – supuestamente – a varios filósofos del momento. A Demócrito con su atomismo le llamaron loco (¿será porque se reía a menudo?) y no le hicieron ningún caso hasta que Aristóteles considero lo contrario. También consideraron loco al Lao Tse, el padre del taoísmo y el feng shui actual. Confucio iba de estado en estado y nadie considero, – excepto sus aprendices, – sus consejos para reinar, hasta que no murió. Pero el ejemplo más relevante – en cuanto al precio de la verdad se refiere – fue el de Jesús de Nazaret. Lo torturaron de un modo que aun horroriza a mucha gente y nos hizo una imagen perfecta sobre que es la verdad y como se paga por decir la verdad. También se rieron de El, digo, aparte de odiarlo y luego matarlo. 

Entonces la pregunta es: ¿tenemos la tal anhelada verdad?duda

Creo que para encontrar la verdad hay que no temer perderla primero, y luego, volver a encontrarla con más sinceridad y paciencia. Sí, es evidente, lo que da dulzura a la verdad es su inaccesibilidad. Luego, en cuanto estarás libre, tendrás otros ojos, pues como decía José Ortega y Gasset “todo el mundo es extraño y maravilloso para unas pupilas bien abiertas”. Por lo demás, las verdades transcendentales pierden su resplandor en medio del sensacionalismo patético actual.

Nuestro débil juicio y Stephen Hawking
stephen hawking

Aparte de esto, nuestro juicio se endeblece a medida que intentamos comprender algo complejo. Me explicare: a más compleja que es una explicación, por ejemplo, menos podemos juzgarla en su totalidad, en el contexto de una visión global, básicamente porque somos limitados intelectualmente. ¡Y cuando no le podemos ofrecer una visión crítica a esa explicación, significa que no la entendemos bien y asi la creemos la versión correcta de la verdad! El ejemplo más claro podría ser el de Stephen Hawkins: pocos poseen tanto conocimiento científico como para poder analizarlo profundamente. Por lo tanto se le considera poseedor exclusivo de esta parte de la cosmovisión que nos puede proporcionar este científico. Por supuesto que algo por ser lo más complejo no llega ser lo correcto, pues cualquier teoría por lo compleja que sea no resiste a una crítica y análisis minucioso. Solo que somos demasiado cómodos (aparte de cansados) para hacer esos análisis sobre que es la verdad. Además existe otro aspecto incomodo en esta situación: a los que creen que todo lo saben no se le puede enseñar nada nuevo, eso resumiéndolo en una frase.


sufrimiento

¿Sufrimiento util?

 Pero entonces ¿qué hace falta para ser un buscador de la verdad y saber que es la verdad? Parece que el sufrimiento es necesario en este caso. Unos cuantos clásicos se han expresado a propósito de ello, pero me queda a mano una cita de Marcel Proust: “La imaginación, el pensamiento, pueden ser maquinas admirables en sí, pero pueden estar inertes. Entonces el sufrimiento los pone en marcha. Y los seres que posan el dolor para nosotros nos conceden sesiones frecuentes en ese taller al que solo vamos en esos periodos, y que está en el interior de nosotros mismos.”

O dulce, dulce engaño
dulce engaño   La verdad es un fruto que hay que recogerlo maduro, es un resumen de un pensamiento de Voltaire. Y si es algo magullado mejor, a mí ver, pues entonces es más dulce. Y si creen que los frutos de la verdad se recogen temprano mirad que la humanidad ha necesitado unos 17 siglos para reconocer que la Iglesia católica puede producir pederastia por una abstinencia casi impuesta a fuerza, aunque el apóstol Pablo advirtió sobre estos peligros hace casi unos dos mil años atrás.
engaño dulce
 El engaño es realmente dulce

    El engaño es dulce, pues va atado a la ilusión e imaginación. La verdad, sin embargo,- aunque libere,- puede ser fea. Pero aunque la falacia suele sonar bien, el alma humana no es un lugar que se pueda adormecer y neutralizar con mentiras constantemente. Es una parte importante de nuestro “todo” y se comunica con el cuerpo entero con la participación de los nervios. Se refleja en el cerebro como en un espejo, y si empañas ese espejo con escusas y mentiras demasiadas veces, entonces empieza a pudrirse. De esto aún hablo Aristóteles, aunque personalmente me quedo con la consideración que expreso a propósito el premio Nobel Boris Pasternak en su “Doctor Zhivago”, quien supo enseñar un lado harto especial sobre que es la verdad.

La pregunta que debemos plantearnos entonces seria: ¿Qué pasaría si un día nos demos cuenta de que no merecemos la verdad? Será por eso que porque buscan la verdad solo una minoría… y a las mayorías no les importa que es la verdad. No les parece?

                                                                                                           Viorel Tsiple

Facebook Comments